Artículos

Risaralda a la espera de más ciudadanos que donen sus órganos que puedan salvar muchas vidas

– 55 personas se salvan con un solo donante gracias a sus órganos y tejidos

Desde el año 2005, el 14 de octubre se conmemora cada año el Día Mundial del Donante de órganos y Tejidos, con el fin que las diferentes instituciones impulsen políticas que potencien las donaciones para los trasplantes.

¡Déjalo conversado! Es el lema que este año conmemora un día más del Donante de Órganos y Tejidos, que para esta fecha busca que este tema se dialogue con las familias, con allegados, con los más cercanos, crear una cultura de dejarlo claro con los integrantes del hogar para que ellos entiendan que cuando esta persona se muera, los órganos puedan ser donados a ciudadanos que lo necesitan para salvar su vida.

“Ustedes no se imaginan lo lindo que es poder ver a una persona que ha estado muy enferma, a punto de morir y que, gracias a la posibilidad de la donación de un órgano, pueda seguir viviendo, reencontrarse con la familia, volver a trabajar y realizar otras actividades como lo hacía antes de que se enfermara”, dijo Vanesa Gómez, coordinadora Regional de Donación de Órganos y Tejidos.

Pero para dar este paso, hay que dejar a un lado ciertas creencias religiosas y mitos que hay sobre la donación de órganos, que al contrario ha generado tropiezos y retrasos en momentos que se pueden salvar una vida. Recordar que la donación es un acto noble, solidario y voluntario, que sirve para ayudar a los demás, sin que se afecte el cuerpo del donante y se conserva la dignidad de ese cuerpo para que la familia esté tranquila.

Para la Asociación de Hospitales de Risaralda, es fundamental el papel de la familia en la toma de decisiones en la donación, por eso y siguiendo el lema ¡Déjalo Conversado!, invita a las personas que quieran donar sus órganos y tejidos, para que

lo hable y lo dejen claro antes de que ocurra un hecho lamentable, más aún cuando es un momento muy complicado para un allegado.

La Regional 3, que está conformada por los departamentos de Risaralda, Valle del Cauca, Nariño, Cauca y Quindío, según el instituto Nacional de Salud, ocupa el tercer lugar en procedencia de los órganos donados con 631 personas, después de regiones como Bogotá que ocupa el Segundo lugar con 1.143 donantes y Antioquia, que es el primer lugar con 1.363.

La donación en cifras

En la Regional 3, durante el año 2017, hubo 210 donaciones de riñón, 66 de hígado, 22 de corazón y 4 de pulmón, mientras que en el año 2018 se presentaron 186 donantes de riñón, 66 de hígado 17 de corazón y 6 de pulmón.

En cuanto a la donación de tejidos, en el año 2017 se donaron 265 oculares, 181 médulas óseas y 23 tejidos osteo musculares; cuando en el 2018 fueron 288 oculares, 211 de médula ósea y 76 osteo muscular.

En la Regional 3, entre enero y junio del presente año se realizaron 158 trasplantes.

En la lista de espera:
En el país son 2.666 personas a la espera de un riñón; en la regional 214
Por hígado son 125 en el país; 11 personas a la espera en la regional.
A la espera de un corazón en el país son 19 personas; 3 de ellas están en la regional. Por trasplante de pulmón en el país esperan 30 personas; en la regional están 3 pendientes.
Durante el 2019 se han tenido 53 donantes en la regional.

En la actualidad

Según la ley 1805 de 2016, todos los colombianos son donantes, a menos que en vida manifiesten lo contrario y presenten un documento en el Instituto Nacional de Salud. El número de donantes en Colombia sigue siendo considerablemente menor frente al de otros países.

¿Quiénes no pueden donar?

– No pueden donar Pacientes mayores de 70 años (con hipertensión, diabetes)
– No pueden donar pacientes con VIH
– No pueden donar pacientes que tengan cáncer o hayan tenido cáncer en un tiempo menor a 5 años.
– No pueden donar los pacientes NN (se necesita autorización de la familia)
– No pueden donar personas en situación de calle

Una de las listas más largas de espera de donantes son los pacientes de riñón, ya que por la diálisis pueden seguir vivienda unos años y pueden esperar la aparición de un donante.
En los casos de corazón, pulmón o hígado, los pacientes tienen una espera máxima de 48 a 72 horas.

Los órganos fallan en un 90% por malos hábitos, 10% por enfermedades autoinmunes donde el cuerpo ataca el órgano.

La lista de espera se organiza teniendo en cuenta la compatibilidad del donante y el paciente, y la urgencia con la que se necesita hacer el procedimiento. Otros aspectos como el nivel socioeconómico no determinan la prioridad para decidir las personas que serán trasplantadas. Las entidades del Gobierno garantizan que la equidad de asignación se genere sin discriminación por razones de origen familiar, estrato socioeconómico, sexo, raza, religión, entre otros.

No Comment

0